Regresarte

Quiera comer la tierra que te aprisiona

y liberar las cadenas de tu cuerpo inerte…

pf_1530507641
¿Dónde se refugiará mi pena hoy?
Y mitigar el dolor que rueda
como perlas en un tobogán de tristeza.
Quisiera comer la tierra que te aprisiona
y liberar las cadenas de tu cuerpo inerte…
Quisiera besar tus ojos y despertarte
Buscar tu mano blanca en frío abismo
Y regresarte a la luz de la llama
que late en mi pecho tan cálido y sencillo.

 

por Condessa Nadja

Como la primera vez…

volviendo fulminante como un rayo; viendo en tus ojos mis pupilas derramadas en tu mirada letal embriagante de locura y pasión

El Final
Dibujo: Condesssa Nadja

El calendario se deshojó como margaritas entre otoños.
Alegría del reencuentro arrebata cada palabra,  como quitando oxígeno.
Instante de cataratas y emociones que la garganta atrapa. Un palpitar de vibraciones que sacude sueños en polvillo y tiempo.  Remecen las paredes en recuerdos, exprimen  años  con extracto añejo.
De las lágrimas brotan ojos encapotados. Ordenando  cubos en  Picasso mental.
Los pensamientos copulaban entre sí, tejiendo amores como arañas en celo.
Rojo carmín de deseos y besos  con sabor a panal de abejas nectarino.
Un encuentro ahogado en amor y el amor ahogado en intentos fallidos pero tan intenso como un ósculo en el granate de tus labios que enciende hasta el último suspiro olvidado, volviendo  fulminante como un rayo; viendo en tus ojos mis pupilas derramadas en tu mirada letal embriagante de locura y pasión.

Dirán que he muerto

Lúgubre perecer,  moribundos despojos;
Carcomiendo los restos del sueño profundo,
Letífera luz  desde el cielo va a mis ojos.
Fulmíneo palpitar de vida  en un segundo,
Grazna la noche  luciferino respiro,
Un torbellino de colores a otro mundo.
La brisa susurra mi último suspiro,
Undoso caminar por el lecho marino,
Aprisiona el alma  bajo un papiro.
Llorando se queja  un bandoneón azulino,
Escarbando  palabras en pulcro retiro,
Dirán que he muerto en el resonar agatino.
 Condessa Nadja

 

Lácrima otoñal

lacrima otoñal
(dibujo by Condessa Nadja – Lacrima Otoñal)
Otoños sueltos ocretizando sueños,
queremos y no somos dueños.
En el año no es abril lo más febril,
Se deshoja una partitura en el atril.
Marchito y sobrio corre el viento
de lo que viví y ya no siento.

D.N.D.A – autor: Condessa Nadja – Antologia poetica, poemas y poesias de narrativa actual

libro1libro

Contratapa: Los autores incluidos en el presente volumnen fueron seleccionados

por un concurso nivel internacional entre un total de mas de 2000 aspirantes.

Consideramos valioso ofrecer al publico lector esta serie de antologias representativas

de las actuales tendencias literarias.

El Conde Dracula y la Condessa

En el Hall del Teatro Municipal – Buenos Aires

(Condessa Nadja y Conde Freddy)

La historia cuenta que el conde nacio en Rumania,  fue muy conocido por el sentido de su justicia. Y… había un mito, el bebía sangre.

Pertenecia a la orden del dragon. Fue famoso por su valentia  ya que murio luchando contra el ejercito de los turcos.

Elimino  a los pobres y gitanos de una forma algo particular, luego de que el pueblo se quejara de tantos robos; el dio  un gran festín en una casa para pobres, ladrones, tullidos, leprosos, enfermos, pordioseros, en donde las grandes viandas y el vino estaban por doquier. Cuando ya todos estaban bien servidos de comida y borrachos de vino, Vlad y su guardia se apersonaron  en la casa, el preguntó a todos los allí reunidos si querían una vida sin privaciones ni preocupaciones y que todos los días se dieran festines como este, a lo que los mendigos y demás personas respondieron que sí y que había sido el mejor día de sus pobres vidas. Vlad les sonrió y mandó a sus soldados que cerraran todas las puertas de la casa y prendieran fuego sobre ella. Nadie quedó con vida. Eliminó la pobreza acabando con los pobres.

Hay mil historias mas sobre el conde…

Condessa Nadja

Rockeando La Despedida

Pintura al oleo de Condessa Nadja
Pintura al oleo de Condessa Nadja

Quebraja el dolor  una guitarra,
Guardando recuerdos sin temor,
Hebrando la viuda el ardor,
De lo que alguna vez te dio amor.Veo tu mirada perdida en el horizonte,
Tan triste y apesadumbrada que cae no se donde…Con dolor descerrajo un “adiós”,
Escrito a pura tinta sangre de despedida,
Es lo mas sensato y sano para los dos,
Cerrar la puerta de una brutal herida.

Veo tu mirada perdida en el horizonte,
Tan triste y apesadumbrada que cae no se donde…

Autor: Condessa Nadja ©2005


Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-Sin Obras Derivadas 2.5 Argentina.